Reciclas mal… y no lo sabes

Ni el cristal va al contenedor verde, ni las cápsulas de café al amarillo. Aprende de una vez a hacerlo bien

Los españoles reciclaron un 4% más en 2016, según datos publicados la semana pasada por Ecoembes y Ecovidrio. Sin embargo, el 23% de lo arrojado al amarillo no iba en ese contenedor, ni el 2% de lo que acabó en el verde.

Son los llamados impropios. Al intentar reciclarlo todo, solemos depositar en los contenedores residuos que no corresponden y así “estamos dificultando el trabajo de las plantas de selección e impidiendo el reciclado”, dicen desde la gestora de los cubos amarillos y azules.

Sí, 20 años después de comenzar a reciclar en España como lo hacemos hoy día y tras una inversión de millones de euros –de 437 sólo en 2016-, seguimos haciéndolo mal. Por eso nos hemos colado en las cocinas de los compañeros de piso más diversos, y te traemos las soluciones a sus dudas.

Un vaso roto. NO SE RECICLA.

El contenedor verde es sólo para el vidrio que porta alimentos -sin chapas ni tapones-, no para vasos rotos, cristales de ventanas, de bombillas o de gafas, ni para vidrios planos como los de las estanterías para el baño. Al contenedor gris, el de restos.

Cápsulas de café. NO SE RECICLAN.

No son consideradas envases puesto que no pueden separarse del producto que contienen. Algunas empresas que las comercializan han iniciado programas para su recogida, pero se pueden tirar en el contenedor gris. Por esa misma razón, aunque no hay que limpiar los envases antes de reciclarlos, sí es conveniente que estén vacíos.

El corcho. AL AMARILLO.

Las bandejas de corcho amarillo, blanco o rosa, típicas en productos de carnicería o frutería, así como el corcho de embalajes. No se recicla, sin embargo, el corcho natural que tapa algunas botellas de vino.

Papel de aluminio o de burbujas. AL AMARILLO.

No quiero escuchar nunca más eso de “si se llama ‘papel’”. Lo mismo me pasa con los ‘cartones’ de leche, ¡al amarillo! Si el plástico de burbujas viene adherido a un sobre de papel, debemos separarlos y tirar el papel al contenedor azul.

Porcelana y cerámica. NO SE RECICLAN.

Ni los tarros de natillas, crema catalana o yogures de cerámica, ni los platos o vasijas de porcelana.

Otros plásticos. NO SE RECICLAN.

La parte plástica de una batidora, un juguete, un cepillo de dientes o un cubo de fregar puede llevarnos al equívoco y acabar en el contenedor amarillo, equívoca y frecuentemente etiquetado como “el del plástico”. El truco es recordar que por lo general todo lo que no sean envases de plástico, latas y bricks no se recicla.

Pilas y baterías. AL PUNTO LIMPIO.

Las pilas y las baterías son altamente contaminantes y por eso hay que llevarlas a sus correspondientes contenedores. La web de Ecopilas, fundación para la gestión medioambiental de pilas y baterías en España, ofrece un mapa que muestra los puntos de recogida de pilas y baterías más cercanos a tu dirección, e información de contacto para otras dudas.

Bombillas. AL PUNTO LIMPIO.

Las bombillas tradicionales pueden ir al contenedor gris, no así los fluorescentes o las de bajo consumo, por lo que, igualmente, la web de la Asociación para el Reciclado de aparatos de alumbrado, Ambilamp, dispone de un mapa de puntos de recogida de bombillas.

Aparatos electrónicos, colchones, muebles. AL PUNTO LIMPIO.

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) cuenta con un buscador de puntos limpios según tu dirección que incluye datos básicos de cada uno de ellos, como horario, web, productos que admite o teléfono de contacto, aunque las grandes superficies de venta de aparatos eléctricos están obligadas desde 2015 a recoger aparatos pequeños -menos de 25 centímetros- sin que el consumidor tenga que comprar otro a cambio.

La madera. AL AMARILLO.

Como la de las pequeñas cajas de fresas u otras frutas. La madera en grandes cantidades, de obras o muebles, hay que llevarla a un punto limpio.

El aceite usado. AL PUNTO LIMPIO.

No va en ninguno de los tres contenedores, pero no por ello se debe tirar por el fregadero, ya que después es muy difícil separarlo del agua. Hay que almacenarlo y después llevarlo a un punto limpio.

Medicamentos. A LA FARMACIA.

Más de 21.200 farmacias disponen de puntos Sigre donde depositar los medicamentos caducados o sin consumir.


¿Sigues sin saber dónde reciclar algo? Aquí tienes una lista con 80 posibles dudas, y el buscador de envases de Ecoembes, que te indicarán en qué contenedor va cada producto.

No olvides que, ante la duda, lo mejor es arrojar el producto al contenedor de restos para no entorpecer la labor del reciclaje, ya que en el vertedero se suele hacer una clasificación y aquellos restos reciclables se llevarán a su destino, mientras que cada impropio es una zancadilla para el correcto funcionamiento de la planta.

Otros links de interés:

‘Desmontando mitos’, de Ecoembes

Trucos para reciclar en una casa pequeña, de Fotocasa.

Problemas para el reciclaje de aparatos electrónicos, de OCU.

Alba Asenjo Written by:

Be First to Comment

¡Participa!