Sátira y acción en un videojuego que lame las heridas del 1-O

Unos desarrolladores malagueños han creado un videojuego de acción y peleas sobre el referéndum del 1 de octubre en el que se maneja a Pidgymont y Junteras. Sus enemigos son hombres uniformados con porra y el jefe final, “Mechariano Rajoy”

“Nada de lo que veas en el juego representa la realidad ni ningún personaje o grupo real”. Quien habla es Marco Vicente Jiménez, un desarrollador malagueño del estudio Ueleli 3D, sobre su nuevo título, Referédum Rage. El fin de semana del referéndum del 1-O, junto con otros cuatro compañeros, participaron en una jam, un evento en el que varias personas se juntan para hacer videojuegos en solo 48 horas con la premisa de que deben seguir un tema común.

Esta vez el tema era la ruptura. “Dieron el tema y a partir de ahí desarrollamos la idea. Es un conflicto y se esperaba que hubiese algún tipo de follón”, explica Vicente. “El tema de la independencia es la fractura de la nación”, prosigue. La mecánica del juego es sencilla: encarnas a Pidgymont o Junteras y vas abriéndote paso a hostias ante hombres armados con porras. El jefe final, como no podría ser de otra manera, es Mechariano Rajoy, un robot enorme. “Pensamos que era un tema adecuado, no queremos ofender a nadie ni tomar partido”, avisa Jesús Sánchez García.

Entre tanta violencia, represión y falta de diálogo, la sátira es la única herramienta con la que reírse de la negligencia política española. Y ese era uno de sus objetivos: “Es humor aprovechando el momento“, detalla Jiménez, quien sabe si parafraseando al literato francés Boris Vian, que decía que “el humor es la cara civilizada de la desesperación”.

El diseño del juego recuerda a clasicazos como Street of Rage o Double Dragon enmarcados en el género beat ‘em up, en el que el protagonista del juego lucha contra un gran número de villanos que se mueven a lo largo de un escenario plano en dos dimensiones.

Pidgymont utiliza su ataque más fuerte, las papeletas

El arma que empuñan los personajes jugables es la urna que los agentes del orden confiscaron el 1 de octubre. Su enemigo, Mechariano Rajoy, es un robot con una gran bandera de España en el pecho. El escenario en el que se desarrolla la partida es La Rambla, decorada con varias senyeras en los balcones. “Teníamos poco tiempo. Pensamos en el lado cómico del asunto. La situación no es cómica, pero quisimos darle otro punto de vista, quisimos quitarle seriedad“, explica Jesús Parra, del estudio Gorila Games.

El fin de semana del 1 de octubre se mantendrá en la historia como uno de los principales acontecimientos históricos de ruptura con el régimen del 78. Y cada hito trascendental trae consigo creaciones culturales que permitan que se asientan en la memoria de la ciudadanía. Referéndum rage es quizá el primero de los muchos que tratarán este tema.

Puedes descargarte de manera gratuita el juego aquí.
Borja Díez Written by:

Periodista de barrio. De Huelingrado al fin del mundo. Como diría Eduardo Mendoza, periodista de muchas hojas, poco tronco y ninguna raíz. Soy más de Solón que de César Augusto. Poser de Heráclito.

2 Comments

¡Participa!