Hablamos con la voz de Atreus en God of War y la cosa va de “no rendirse nunca”

Tiene 23 años, es actor profesional y dobla a uno de los protagonistas, Atreus, en la nueva entrega de esta saga de videojuegos

“Es un niño, y parece que puede sobrellevar cualquier situación. Que por muy difícil que se pongan las cosas, él no va a rendirse nunca”. Es la impresión que tiene Ramón de Arana de Atreus, uno de los protagonistas de God of War, la última entrega de esta conocida saga de videojuegos. Lo conoce bien: él le pone voz en la edición española del título.

Con solo 23 años, Ramón ha conseguido participar con un papel protagonista en esta superproducción de la industria, firme candidato a ser un Game Of The Year (GOTY, juego del año). Y sin embargo, no es un chaval muy distíntio a cualquiera de nosotros. Es un chico que todavía no puede independizarse de sus padres (“no me llega”) y cuya realidad laboral no escapa de la precariedad.

Pero si algo saca en claro de su participación en la producción del juego, es que, como Atreus, la cuestión es mantenerse firmes y optimistas. “Es verdad que este es un trabajo inestable, y hay temporadas en las que piensas en que, joder, no te llaman. Pero el tema es tener mucha paciencia y no rendirse nunca“, insiste. Ve ese atributo en Atreus, y es con lo que más se queda de él.

Por ello, piensa en lanzarse al mundo de la locución publicitaria. “Porque si no, básicamente, no voy a poder salir de mi casa“. Aunque confía en que le sigan saliendo papeles como el que acaba de terminar. Su trayectoria, por otra parte, invita a pensar que sí le saldrán.

Nintendero y humilde: pensaba que jamás jugaría a su obra

En el momento en el que se realizaba esta entrevista, Ramón se disponía a pasarse por primera vez el juego. “Cuando empecé a trabajar en él, pensaba que no lo iba a jugar. Nunca he sido de PlayStation, siempre he sido de Nintendo, francamente”, ríe.

Y aunque De Arana siempre ha preferido a Super Mario frente a los Crash Bandicoot, la sorpresa llegó en forma de regalo de sus propios padres. Un vale por la consola con el título que cayó por su cumpleaños.

Pero la mayor sorpresa llegó cuando encendió la consola y comenzó a jugar. La deferencia que en esta ocasión ha tenido la distribuidora del título ha significado la inclusión de los créditos con los actores de doblaje de cada versión al comienzo de la obra, algo inusual en el sector, donde se suele conservar el crédito del actor de la versión original.

Ramón sabía dónde se metía, pero fueron los días previos al lanzamiento del juego, el pasado 20 de abril, cuando empezó a ser plenamente consciente. Todo llegó al leer las primeras críticas y reseñas del juego. “Esto es muy grande, esto es demasiado”, fue de lo primero que se le pasó por la cabeza.

No es su primer papel

Ramón entró en el mundillo del doblaje pensando más en una afición que en una opción profesional. Así las cosas, accedió a la escuela para actores de doblaje de José Padilla, el conocido intérprete que le da voz a grandes personajes de la animación, entre ellos al ratón Mickey Mouse o al director Skinner de Los Simpson.

Cuando vio que realmente le gustaba, Ramón comenzó a cursar sus estudios en la escuela Soundub, donde ya el plantel docente le animaba a apostar decididamente por el doblaje como su futuro profesional. Y acertaron: no había terminado sus estudios ni su especialización cuando Disney llamó a las puertas de la escuela y Ramón consiguió su primer papel protagonista.

Casualmente, también en algo relacionado con videojuegos. Ramón le puso voz también a uno de los principales papeles de la serie americana ‘Manual del jugón para casi todo. “Me vino muy bien: en un estudio todo va mucho más rápido que en la escuela. Cogí soltura, velocidad y técnica”. Y lo más importante: estaba dentro, ya que “lo más difícil en el mundillo es entrar”.

El del actor de doblaje se trata de un oficio en el que las necesidades de guion provoca que haya gente de edades muy dispares, aunque en la producción del juego no era así. Ramón era el más joven del equipo, con toda probabilidad. Un chaval normal y corriente, como cualquiera de nosotros, que sigue en la pelea por salir adelante. Por remontar.

Remontando es el blog que dará paso a un nuevo medio de comunicación por y para gente de una generación en problemas. Nos señalan como millennials y nos empujan a la precariedad. Si crees en una información que ayude a cambiar las cosas, ayuda. Puedes seguirnos en Twitter y en Facebook.

Written by:

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡No olvides ser educado y respetuoso! Al poner un comentario aceptas que usemos tus datos personales. No pensamos utilizarlos, la verdad, pero la ley nos obliga a esto. Lee el aviso legal completo aquí.